Hangar Político

El espacio donde el ciudadano del común se apropia de los asuntos públicos mundiales

La educación es la respuesta

Los retos, cuando son asumidos en unas claras y contundentes metas, tienen la capacidad de promover el progreso, aunque sin tantos cálculos puede, igualmente, encararse cualquier clase de desafío. Ello no quiere decir que la casualidad sea suficiente y mucho menos aceptable. Ella no es la responsable de que hoy podamos admirar el progreso de naciones que hace dos décadas estaban consumidas por la pobreza y ahora son consideradas economías emergentes, como tampoco podemos arrogarle la responsabilidad  del estancamiento de la educación mundial, que parece haberse enquistado en el siglo XX.

Aunque ampliamente afectados, los afrodescendientes no son los únicos rezagados del sistema educativo mundial. El nuevo Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo, de la Unesco, así lo demuestra. Según el documento, 200 millones de jóvenes entre 15 y 24 años, de 123 países de ingresos bajos o medianos bajos, no han culminado la primaria, lo que quiere decir que uno de cada cinco no ha completado el nivel más básico de su educación.

En América Latina son ocho millones los jóvenes sin educación primaria, equivalente a uno de cada doce que debería tenerla. Pero la situación más dramática se presenta en África. En Níger, por ejemplo, casi el cien por ciento de los jóvenes más pobres cuenta con menos de dos años de estudio y los más adinerados tienen menos educación que los más necesitados de países como Jordania y Zimbabwe.

Estas desigualdades, en las que las mujeres, generalmente, son las más afectadas, tienen que ver, entre otras cosas, con el apoyo económico que recibe el sistema educativo y si en países como Níger, Malí, Sierra Leona y Guinea los índices de estudio son decadentes es en gran medida gracias a que en 2010 las naciones de bajos ingresos solo le inyectaron 1.913 millones de dólares a la educación básica.

El problema, entonces, viene desde el inicio del ciclo educativo, pues en 2008 la mitad de los niños del mundo recibía enseñanza preescolar y más tarde, en 2010, se calculó que de cada 100 niños sin escolarizar, 47 nunca lo estarán. Las condiciones educativas hacen que el último eslabón sea que el 25% de los jóvenes del mundo encuentren empleos que no les permiten salir de la pobreza.

Lo preocupante, en el caso latinoamericano, es que el Índice de Desarrollo de la Educación para Todos (IDE) ha disminuido desde 1999 hasta 2010 en países como Paraguay que han tenido un retroceso, mientras que en Nicaragua se ha avanzado, pero el rezago de los alumnos de educación básica continuará.

Aunque el trabajo no se debe detener, los expertos empiezan a ser más cautos con las metas que se fijaron para 2015, pues una inversión de 16 mil millones de dólares anuales se necesita para alcanzar la universalización de la educación primaria en los países pobres, pero en 2010 el mundo entero dispuso de 5.789 millones de dólares para toda la educación básica. Es verdaderamente un reto, de esos que podrían determinar un significativo progreso, sacar adelante la educación mundial, y para ello hay metas claras, pero la actual crisis económica hace tempestuoso el vigente panorama, que solo cambiará si se apuesta por el mejoramiento de los sistemas educativos, en lugar de hacerlo por los recortes presupuestarios y por el deterioro de la asistencia social.

Astillas:

La trascendencia de ver en el progreso de la educación un recurso para salir de la pobreza lo demuestra la realidad hondureña. En el país centroamericano de diez jóvenes que tienen entre 15 y 17 años, seis tienen trabajo remunerado y de ellos solo dos asisten a la escuela. En las mujeres el índice es preocupante, ya que solo dos de cada diez reciben remuneración. Todos ellos, entre más tiempo pasen fuera del sistema educativo, tienen mayor riesgo de estar destinados a trabajos mal recompensados, lo que influye directamente en el estancamiento de la superación de la pobreza. Esto es un lamentable círculo vicioso.

Cada año la Unesco registrá cómo está la educación en el mundo. Entre los objetivos para 2015 está reducir los niveles de analfabetismo de los adultos en un 50%. En 2010 eran 775 millones de adultos que no sabían leer.

En otras ocasiones se ha analizado también la incidencia de factores como el conflicto armado en la educación

About these ads

Single Post Navigation

5 thoughts on “La educación es la respuesta

  1. Pingback: La mejor apuesta del siglo XXI « Hangar Político

  2. Pingback: El tamaño no siempre es lo importante « Hangar Político

  3. Pingback: Lecciones de la India para el desarrollo | Hangar Político

  4. Pingback: La educación para reconstruir Chile | Hangar Político

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores

%d personas les gusta esto: